Sorprender a la pareja el día de los enamorados con el regalo perfecto puede resultar complicado. Pero siempre acertaremos con un regalo para compartir, celebrar la vida y los buenos momentos, como Pagos de Araiz Rosado 2021, un vino recién salido de bodega que ha sido reconocido el pasado año como Mejor Vino Rosado 2021 de la Denominación de Origen Navarra (añada 2020).

Para el día con más amor del año, nada mejor que saborear este rosado hecho con mucho mimo, cariño, dedicación y trabajo. La propuesta de la bodega navarra está elaborada 100% con la variedad de uva garnacha, procedente de los viñedos propios de la bodega con más de 20 años de edad. El resultado es un vino de un color rosa intenso, brillante y atractivo. Un vino fresco, vivo y equilibrado sin complejos, de espíritu libre pero lleno de matices.

En esas citas románticas que nos ofrece este día, lo recomendando es descorchar la botella y servirla a una temperatura de entre 8 y 10º C, disfrutar de su aroma y frescura, y brindar por todo lo bueno vivido hasta el momento y las grandes ocasiones futuras que nos reserva la vida.

Sobre Bodega Pagos de Araiz

Con la adquisición de la Finca Pagos de Araiz en Olite, por parte de la familia Masaveu en el año 2000, germinó un proyecto fresco y atrevido en la tradicional D.O. Navarra. Esta apuesta comenzó con la construcción de una bodega absolutamente vanguardista de 14.000 m2 y de estilo château situada a las afueras de la villa medieval de Olite. En los tres años siguientes, se plantaron, en esa finca de 400 hectáreas, 240 de viñedos propios alrededor de las instalaciones de distintas variedades de uvas (tempranillo, graciano, garnacha, merlot, cabernet sauvignon y syrah).

Su innovadora forma de gestión y una amplia oferta enoturística, conecta Pagos de Araiz al peso histórico, natural y vitivinícola del entorno con el arte y la gastronomía. Es el marco ideal de un futuro brillante y prometedor, vinculado a los valores de Navarra, territorio vitivinícola clásico y emergente al mismo tiempo.

Los esmerados cuidados en el viñedo y en la bodega constituyen el éxito de su desarrollo enológico, enlazando las plantaciones con una tecnología puntera de última generación que, junto con los procedimientos de control pioneros, dan como resultado una elaboración media de 500.000 botellas anuales.